Descripción del Proyecto

Una estancia que pasaba desapercibida, sin vida y falta de decoración. Eso es lo que nos encontramos cuando los clientes nos abrieron las puertas de su casa.

Tras hacer un pequeño estudio con los propietarios, y comprobar en que estilo se sentían más cómodos, decidimos que el estilo que más se adecuaba a sus gustos era el estilo Romántico.

La estancia cuenta con una longitud de 4 * 2 metros. La puerta de entrada a la casa tiene incrustados cristales, lo que hace que entre mucha luz natural y hace que la estancia sea bastante amplia y luminosa.

En un primer momento los clientes pensaron en mantener el blanco en las paredes, pero le aconsejamos que la mejor opción era el Papel Pintado. Este tipo de revestimiento se está volviendo a llevar como tendencia, y viene cargado con más fuerza que nunca. El papel escogido es de una firma inglesa y es de gran calidad. Y su diseño clásico, con un tono muy suave hace que le un toque sencillo, pero que no deja indiferente a nadie.

En cuanto al mobiliario, escogimos una cómoda de estilo Isabelino, en tono blanco roto, y a conjunto del papel el color en sus tiradores, para conseguir que todo quede unificado en cuanto a los tonos escogidos.

Para que la estancia no quede muy desangelada, pensamos en un primer momento en una chaise longe, pero para evitar que ocupara demasiado espacio, se nos ocurrió utilizar una pieza antigua, ya que los dueños de la casa son amantes del Coleccionismo Antiguo. Un sillón Luis XVI, autentico, que se actualizo en cuanto a su color y tapicería.

Como el punto de la luz esta estancia es central, quisimos conjuntar todo el diseño y darle otro toque más clásico y elegante, con una lámpara de araña de forja blanca con cristal incoloro. Sin duda una pieza que asombra por su delicadeza.

Como decoración quisimos incluir un elemento floral, un pequeño ramo de centro de peonias de flor artificial, escogido en tonos rosa pastel y blanco roto. La cómoda esta acompañada también por una lámpara de sobremesa, con tulipa drapeada de seda, que además de aportarnos luz indirecta, nos completa el toque de los textiles.

El resultado, un diseño actual, delicado y lleno de elegancia. Sus dueños quedaron encantados con nuestro trabajo, y nosotros llenos de satisfacción al ver el resultado conseguido.

Gracias por confiar en Ogaru.